KOLUMBUS K-NEGRO PIRÁMIDE (NICARAGUA)

 

CACAO MARAVILLAO

Hoy es el Día del Desayuno de los Campeones.

Una vez a la semana me doy el gustazo de desayunarme un tradicional chocolatazo con churros. Un ritual que sigo desde que cuando era niño lo probé por primera vez y que me dejó maravillado. Uno de los vicios confesables que a uno no le cuesta asumir en público, mientras ve a los demás relamerse mientras lo relata.

Como hoy luce un auténtico día primaveral y soleado, me he pertrechado de un estupendo libro, de mi Mp3 y me he atrincherado en la terraza de la cafetería que frecuento bajo el toldo protector y al resguardo de la suave brisa del Cantábrico.

Tras el maravilloso deleite del desayuno, cuando ya todo apunta a que deberé esperar otros tantos días para el nuevo disfrute, saco mi tabaquera y desenfundo un KOLUMBUS K-Negro Pirámide, aparto momentáneamente el libro, subo levemente el tenue sonido de la música que me acompaña y me dispongo a disfrutar visual y táctilmente de este atractivo cigarro palmero.

Con un cierto aspecto desafiante, debido a su atractiva capa oscura, parece decirme... A qué estás esperando, venga, dame calor, no esperes más... mientras las yemas de mis dedos se deslizan por su, suave y aceitada capa, que presume de un acabado extraordinario, regular, bien prieto y sin manchas, baches ni defectos de ningún tipo.

Un tabaco realmente señorial, rematado con la anilla de diseño habitual de la marca, pero en color negro semimate, con la palabra KOLUMBUS y sus bordes superior e inferior en dorado metalizado, al igual que las leyendas La Palma e Islas Canarias que la flanquean a izquierda y derecha, a la vez que acompañado por dos líneas formadas por sendas hileras de cruces de Malta, una en la parte superior y otra en la inferior del nombre de la marca, pero en un tono más tenue y que le da un apresto realmente fino al conjunto de la construcción del cigarro.

Con formato pirámide, se inicia rematado, al igual que el resto de sus hermanos con una cabeza en punta afilada, un pié de perfecta factura y corte, por el que se vislumbra la labor de tabaco canario de excepcional aroma a cacao, torrefacto, y cuidadas notas terrosas.

Tras efectuar un corte con guillotina, me propongo a encenderlo mientras lo voy girando lentamente entre los dedos de mis emocionadas manos, cuidando que el contorno del pie prenda por igual, a una distancia prudencial de la llama de mi mechero tipo soplete.

Inicio la fumada cerrando los ojos, buscando la complicidad entre los remanentes del potente sabor del desayuno y los que se me antojan que me aportará el tabaco.

Las primeras bocanadas, lejos de decepcionar al encontrarse con los sabores ya establecidos en mi paladar, llegan con suavidad aterciopelada, aunque con matices recios y especiados que nos anuncian lo que nos llegará seguramente a lo largo de la fumada...

A lo largo del primer tercio aparecen notas de madera tostada, al igual que aparecen en los destilados añejados en barricas con buen quemado interior, que aportan color, y aromas, y notas dulces ligeramente avainilladas, con incremento en aromas terrosos, que se van relevando para ofrecer una experiencia realmente intensa. Sin lugar a dudas, un tabaco rebosante de sensaciones para fumadores que gustan de experiencias plenamente placenteras.

Con la llegada del segundo tercio, van apareciendo notas más intensas a café arábica, a cacao y terrosas, una autentica explosión de sabor en el paladar, manteniendo una combustión perfecta debido a un formidable tiro, y mostrando una ceniza compacta y en color gris claro a medio con unas bonitas y finas estrias de fumada, la cual permanece sin problemas en el cigarro en grandes bloques de 4 ó 5 cm.

Con el último tercio, los matices y sabores primarios cedro, cacao y nuez moscada se acentúan ligeramente, apareciendo ligerísimas notas balsámicas (especias silvestres frescas), que ayudan a refrescar el paladar, ya que la boca empieza a presentir la proximidad de la combustión, aunque para nada de una forma incisiva o molesta.

Un final de fumada con auténtica explosión y conjunción de sabores plenos, que elevan a esta tabaco a lo más alto del escalafón del olimpo de los cigarros maduros de fortaleza media-alta/alta.

Un final feliz a un gran desayuno, una gran mañana soleada, una gran lectura y a un acompañamiento musical que me hicieron tocar el cielo sin despegarme de mi asiento.

Formato: Pirámide - Dimensiones: 156 mm / Cepo: 52 - Tiempo de fumada: 60-70 minutos.  

 

Parecidos razonablemente musicales:

En base a la intensidad de sabor, el cambio de ritmo en matices y de intensidad a lo largo de la fumada de medio-alto a full, sin lugar a dudas, la armonía musical para un fin de fiesta como el que ofrece este tema musical es el perfect pairing melódico que nos llevará de la mano al deleite del presente cigarro.

Te propongo esta noche, Luis Miguel - Concierto Vivo 2000 + KOLUMBUS K-Negro Pirámide

https://www.youtube.com/watch?v=hg1ZBlGIx-A

Utilizada como canción de bis final para despedirse de una manera intensa de sus seguidores y dejar buen sabor de boca, con un tema musical más movido y bailable, que cambia a un ritmo mucho más enérgico y festivo a mitad de la interpretación, acompañado de un impecable trabajo del coro femenino (Julie Bond - Naja Barnes - Carmel Cooper) y amplificado con la utilización de los fuegos de artificio.

 

TE PROPONGO ESTA NOCHE

Intro rítmico de bajo y batería...

Mírame a los ojos por favor

quiero ver

si te queda algo de amor de calor,

de ternura o de pasión

de amistad puede ser

mírame, estoy solo pero bien

te extrañe

aunque siempre te espera

sabes que estás bella amor

porque no

lo probamos otra vez

te propongo esta noche

al amor darle oportunidad

olvidar lo pasado (coro femenino)

entre luces y música bailar

el amor es tan desigual

nadie manda en el corazón

es ternura es desilusión

todo nace del amor.

Al amor darle oportunidad

olvidar lo pasado (coro femenino)

Entre luces y música bailar

que hoy es noche de luna llena

y huele a amor

Entre luces y música bailar,

Inventando deseos (coro femenino)

cuerpo a cuerpo besarnos y volar

Que hoy es noche de luna llena y huele a amor

hay que dejar hablar al corazón..

 

(Cambio a ritmo más cañero con fuegos artificiales saltando en el centro del escenario junto al guitarra y al bajista al ritmo de la música).

 

Déjate llevar, vamos a gozar... Déjate llevar, vamos a gozar...

hoy es noche de luna llena y huele a amor

hay que dejar hablar al corazón.

Te propongo... (coro femenino)

Te propongo... (coro femenino)

Déjate llevar, vamos a volar, vamos a gozar...

Te propongo... (coro femenino)

déjate llevar, vamos a volar

que hoy es noche de luna llena y huele amor

hay que dejar hablar al corazón.

Te propongo... (coro femenino)

Te propongo... (coro femenino)

Déjate llevar, vamos a volar, vamos a gozar...

 

Luis Miguel saluda a sus fans de la primera fila dele escenario

 

que hoy es noche de luna llena

y huele a amor

hay que dejar hablar al corazón

Te propongo... (coro femenino)

Te propongo... (coro femenino)

Te propongo... (coro femenino)

Déjate llevar, vamos a volar, sí, siiiiii...

que hoy es noche de luna llena

y huele amor

hay que dejar hablar al corazón.

¡¡¡Sus manos, sus manos!!! (Luis Miguel reclama las manos en alto del público)

Que hoy es noche de luna llena y huele a amor

 

Luis Miguel se despide

¡¡BUENAS NOCHES!!

¡¡Hay que dejar hablar al corazón!!

(Fuegos artificiales y fin del concierto).

 

Maridajes talibanes sugeridos:

Para acompañar debidamente a un tabacazo como el presente, en el que el disfrute está garantizado, ya sea tras un perfecto desayuno, como en una velada nocturna de terraza veraniega en animada fiesta con amigos, mis recomendaciones de ignorante talibán irreverente son:

- Desayunazo de chocolate con churros, contundente y pleno de disfrute.

- Oporto Krohn Colheita 1985.

- PX Serie Antique Fernando de Castilla.

- Highland Single Malt Whisky Glenfiddich 21 Years Rum Cask Finish.

- Highland Single Malt Whisky Glenmorangie Signet.

- Ron Millonario XO.

- Café Escocés con un suave helado de vainilla de México/Tahití.

- Brandy Único Solera Gran Reserva Rey Fernando de Castilla.

 

Conclusiones:

Lo dicho... Disfrute pleno, ya sea tras un desayuno contundente o dando botes en tribuna en un concierto de Bruce Springsteen. Conjunción astral de sensaciones a un lado y otro del tabaco hacen un maridaje perfecto.

 

¡¡Queremos MÁS, YA!!